Entrevista con el Dr. Francisco Carmona

Durante el mes de marzo se celebra la semana internacional de la lucha contra la endometriosis

Coincidiendo con la semana internacional de la lucha contra  la endometriosis, desde El titular hemos considerado que era el momento oportuno para hacerle una entrevista a una de las personas más entendidas en esta materia a nivel mundial, nos referimos al Doctor Francisco Carmona Herrera, jefe de ginecología del Hospital Clínico de Barcelona, centro de referencia en España sobre el tema que hoy nos ocupa. La endometriosis  es una patología ginecológica que afecta a un gran número de mujeres, pero aun así, sigue siendo muy desconocida para una gran mayoría. El Doctor Carmona considerado como uno de los mejores ginecólogos de Barcelona nos explica todo lo relativo a esta enfermedad.




Se calcula que entre el 25 y el 50% de las mujeres infértiles sufren endometriosis

La endometriosis es una de las enfermedades ginecológicas más frecuentes que existe, afecta sólo a mujeres en edad fértil y sucede cuando el tejido endometrial crece fuera del útero, por lo que, puede causar fuertes dolores o incluso infertilidad. Sin embargo, en algunas ocasiones esta enfermedad es asintomática, por lo que algunas mujeres pueden padecerla sin saberlo.

La endometriosis afecta a más de un millón y medio de mujeres en nuestro país.

Hoy en día, no existe una remedio para dicha enfermedad, pero sí que hay diferentes tratamientos para minimizar su impacto, ya sean analgésicos, hormonales o incluso de cirugía, que mejoran la calidad de vida de sus pacientes.

¿Por qué cree que la endometriosis es una enfermedad tan desconocida, a pesar de que afecta a tantas mujeres en España?

Es una enfermedad de género en la que hay dos tipos de síntomas: el primero la infertilidad, hay a muchas mujeres que les cuesta quedarse embarazadas, y en segundo lugar, el dolor menstrual durante el ciclo. Además las mujeres de hoy en día, quizás ahora soy políticamente incorrecto, pero tienen que ser igual que los hombres y no pueden permitirse faltar al trabajo aunque sus dolores menstruales sean intensos, y, el ritmo de hoy en día les obliga a que seguir con su vida diaria, a pesar de su padecimiento.

Es una enfermedad que, a pesar de ser muy frecuente es poco conocida.  Muchos médicos de cabecera e incluso ginecólogos no se atreven a diagnosticarla si no están totalmente seguros. A lo largo de mis años de profesión he conocido a  muchas pacientes que no les habían sabido diagnosticar el problema y psicológicamente han llegado a mi consulta muy afectadas al no encontrar respuesta.

Los síntomas afectan a una esfera femenina y las mujeres han aceptado que paren con dolor y que tienen el periodo doloroso, lo aceptan como algo normal aunque no lo es. La endometriosis tiene otro problema y es que tiene un cierto componente familiar, hay una base genética que no es una herencia clásica, sino que son varios genes que interaccionan. Hay familias con varias generaciones de mujeres que padecen endometriosis, la gran mayoría ni tan siquiera ha sido diagnosticada, y, entonces lo que a ti te pasa, le pasa a tu madre y cuando se lo comentas te dice que es normal porque a ella también le pasaba. A partir de ese momento lo vives como algo normal y realmente no lo es, ni lógico ni normal. Por otro lado, aproximadamente el 15% de mujeres con endometriosis tienen formas graves y cuando un ginecólogo opera, al no tener la formación adecuada para estos casos, deja a esa mujer peor de como estaba, con lo cual es un pez que se muerde la cola.

A los síntomas no les damos la importancia que tienen porque social y culturalmente aceptamos que esos dolores son naturales. Se ve como algo normal que  las mujeres tengan intensos dolores menstruales   y  deban aguantarlos sin quejarse. Desde los ginecólogos hasta la medicina no se le ha dado la importancia adecuada a los síntomas, si una mujer te explica que tiene mucho dolor es que lo tiene y no se les hace el caso que necesita, y por último, cuando les hacemos el caso que necesitan,  no les podemos ofrecer el mejor servicio.

¿Cuáles son las medidas más urgentes que deberían tomar las autoridades sanitarias respecto al problema?

Primero aumentar la concienciación y el propio conocimiento de la enfermedad. Hay que hacer una campaña que ya hemos intentado hacer en otras ocasiones con el ministerio, basándonos en una campaña de difusión entre la población informando sobre la existencia de esta enfermedad  y sus síntomas. Es decir, igual que se está haciendo y me parece muy importante la campaña en contra de la violencia de género, se podría elaborar una campaña del tick de «no es normal»,  algo así como: «si la regla te hace tanto daño, no es normal» o «si no te puedes quedar embarazada y te cuesta, tampoco es normal». Lo primero es concienciar a la sociedad y a los hombres. Porque al final, no es sólo un problema de la mujer.

Carmona nos pone un ejemplo «Si yo soy tu jefe y tú me dices que no has venido a trabajar porque tienes la regla pensaré, vaya morro!, pero no solo el jefe, los compañeros y todos. Por eso, debemos  concienciar a la población de que hay una enfermedad que existe y que puede ser muy invalidante para quienes la sufren y esto hay que tenerlo en cuenta. También abogo por la concienciación de los profesionales, que sepan que esto existe, que requiere unos cuidados especiales, y, que hay muchas de estas pacientes que requieren ser tratadas en centros muy específicos. Y mientras todo esto no se haga iremos cojos.

Hoy en día, ya empieza a haber cierta concienciación, pero los pacientes no consiguen que desde sus centros los deriven a un hospital especializado, en España actualmente contamos solo con 5 o 6 centros de este tipo. Hay ciudades que no tienen un hospital preparado para tratar a estas mujeres y eso es un problema que no solo afecta a la esfera puramente física en el dolor, la reproductiva, la psicológica, sino que, también les afecta en la esfera sexual, es decir, la relaciones sexuales son dolorosas siendo en ocasiones imposible mantener relaciones sexuales. Si esto te ocurre con 80 años da igual, pero con 25 es un problema y lo mejor es afrontar la enfermedad.

Entonces, en este aspecto referente al número de unidades de investigación en España ¿En qué punto estamos ahora mismo?

Estamos creciendo pero estamos muy lejos de lo que deberíamos estar. No hay un cálculo hecho a nivel nacional de cuál sería el número exacto, pero por mis conocimientos y experiencia deberíamos tener al menos uno por cada millón y medio o dos millones de mujeres, lo cual deberían ser tres o cuatro, depende de cómo los dotes al fin y al cabo. Es un cálculo muy aproximado sin datos exactos. Eso se tendría que regular para poder distribuir bien a los pacientes, es lo que te comentaba antes, estamos hablando de un millón o millón y medio de pacientes, no todas tienen la forma grave, sólo entre el 15 y el 20%, así que estamos hablando de 200.000 mujeres en edad fértil. Imagínate lo que representa para ellas y para la sociedad. No pueden trabajar ni tener hijos y son gastos y más gastos, eso afecta mucho en su día a día.



¿Sería necesario entonces un centro de investigación a nivel común?

Es fundamental para una buena gestión crear una ciber red que coordine a todos los centros de investigación, y que a su vez, también podría englobar más enfermedades ginecológicas, con lo que mejoraríamos y modernizaríamos el sistema, de hecho, este sistema ya se está utilizando en la actualidad con otras enfermedades como las de corazón, oncológicas o del hígado, la pregunta que yo haría al responsable de turno, ¿a qué estamos esperando para hacerlo con esta dolencia?

El 12 de marzo se celebra la Endomarch en Barcelona, usted está muy implicado en este tema. ¿En qué consiste este proyecto?

Bueno, después de la Segunda Guerra Mundial se hizo una marcha en Estados Unidos en la cual todo el mundo que iba daba una moneda de 10 centavos, y con toda la gente que se reunió se recaudó muchísimo dinero. Entonces esto se puso muy de moda, marchas para reivindicar cosas. Aquí hace unos años un grupo de ginecólogos de Estados Unidos con mucho ímpetu y carisma impulsaron llevar a cabo una marcha mundial para la endometriosis, ellos la hacen en Washington pero hay sucursales en todos los países y ciudades.

Aquí en España ya hace unos años que se está haciendo y aunque es una cosa que lideran los pacientes, los médicos que colaboramos sugerimos que no se hiciera una en cada ciudad, sino que se hiciera una central en todo el país. Se ha hecho dos años en Madrid y este año por primera vez en Barcelona. Se celebra el 12 de marzo, una marcha que empieza a las 10:30 de la mañana en la Plaza de la Merçè, irá por el casco antiguo de la ciudad hasta la Plaza de la Catedral, y, allí en el Colegio de Arquitectos se hará un acto central donde hablarán médicos que nos dedicamos a este tema y también tomarán la palabra pacientes. La finalidad de esto es concienciar y hacer difusión del tema.

Se estima que el diagnóstico de la endometriosis tarda en detectarse entre seis y  ocho años. ¿Puede ser que la falta de recursos y de ayudas sea uno de los motivos por los que hay este retraso?

Si, pero yo creo que hay varios factores. Motivos de la paciente restándole importancia al dolor por el motivo que sea y motivos médicos en los que el médico no te declina al ginecólogo o te da un tratamiento que no es el adecuado. No creo que sea un problema sólo de falta de recursos, al fin y al cabo no hacen falta tantos, es más de concienciación. Si tú vienes y valoras tu dolor en un ocho, pues es mucho dolor, es inaguantable. Entonces hay que investigar qué está pasando, a veces solo escuchando a la paciente ya se puede sospechar de esta enfermedad y de ahí, o se refiere al ginecólogo o le pones en marcha las exploraciones que hacen falta.

No hacen falta grandes recursos porque al final son ecografías o una resonancia, pero necesitas y, aquí sí que viene la falta de recursos, centros especializados en este diagnóstico, recursos para poder atender a todo el mundo, centros en cada comunidad autónoma y que sea fácil acceder para la paciente. Y para esto sí que faltan recursos, personalmente creo que lo que primero hace falta es concienciación de médicos y de pacientes en general sobre que esta enfermedad existe y puede ser muy limitante. Al final hacen falta recursos económicos pero más necesaria es la ayuda de concienciación.

Cambiando de tema, últimamente hemos oído hablar mucho de los beneficios de la cirugía mínimamente invasiva. ¿En qué beneficia a los pacientes?

Uno de los ejemplos es la endometriosis. Hace unos años operábamos abriendo la barriga, yo recuerdo cuando era residente que había una máxima que decía «grandes cirujanos, grandes incisiones». Esto básicamente es muy malo para el paciente. Cuanto menos agresiva sea la incisión corporal menos trastornos ocasionas, habrá menos problemas y se recuperará con más facilidad.

Cada día se está avanzando más en la endometriosis y  tenemos comprobadísimo que la tasa de curación es la misma o mejor cuando haces una cirugía mínimamente invasiva. Son cirugías en las que intentas hacer incisiones pequeñas y las menos posibles.

Yo fui el primero en España que hizo una laparoscopia de puerto único, quiere decir que  en un solo agujero en el ombligo, metes por ahí los utensilios para trabajar y consigues hacer la histerectomía igual de bien que si fuera una laparoscopia estándar o una cirugía abierta. En esto estamos avanzando mucho, de hecho, a mi hay algunos residentes del hospital que se me quejan de que acaban y no han visto hacer una histerectomía abriendo la barriga. Para ellos quizás es una pérdida pero para los pacientes es un avance.

¿Podríamos decir que esto es la cirugía del futuro?

Pienso que tendríamos que decir que esto es el presente, o tiene que serlo. En el futuro vamos de cara a incisiones más pequeñas. Ahora estamos probando materiales nuevos, por ejemplo, colocar la pinza directamente a través de la piel.

¿Cómo lo hacemos ? En un agujero mínimo introducimos un tubo hueco, y a través de ahí metemos la pinza.

Pues ahora estamos haciendo pinzas que simplemente se colocan a través de la piel, por tanto, es una pinza muy fina y no haces ni incisión. Esto es muy importante y la recuperación muy rápida.

Hablando del futuro, quizás será la NOTES (Natural Orifice Tras Enfoscopic Surgery). Esto quiere decir que tu harás cirugía a a través de la vagina, del recto o de la boca, sin incisión ninguna. Entrarás por uno de esos agujeros y llegarás a la cavidad abdominal. Podremos poner, de hecho ya se ha realizado, una cámara dentro de la barriga y dirigir desde fuera con un joystick, viendo así lo que hay. Existen una serie de cosas que irán avanzando a medida que lo haga la ingeniería y la robótica. Ahora tenemos lo que llamamos un robot quirúrgico, que no es un robot sino un telemanipulador. Es decir, yo tengo dos joysticks y desde ellos muevo las pinzas. Es mucho mas preciso y permite la visión en 3D. La robótica ayudará incluso a que se pueda programar la cirugía.

Ya estamos probando la realidad virtual aplicada a la cirugía. Tu puedes tener una imagen del TAC o de la resonancia del paciente con un tumor, y sobreponerlo en estas técnicas de realidad virtual aumentada. Sobreponerlo a lo que tú estás viendo en la pantalla del laparoscopio, con lo cual tú ves donde está el tumor.

También estamos haciendo técnicas de inmunofluorescencia para ver cosas que no vemos a simple vista. Tenemos cámaras de florescencia, y de eso ya disponemos en el hospital, que permiten que el tumor o los ganglios afectados seas fluorescentes y tú los veas apagando un poco la luz. Hay mucha novedad. A mi ahora me cuesta pensar en que cirugías no hacemos por laparoscopia, aunque hay algunas. Hemos avanzado mucho y solo estamos al principio del camino.

Yo tengo compañeros que me dicen: no se como lo podéis hacer. Yo lo que no se es como lo hacía antes. Me imagino abriendo una barriga y claro, vas cumpliendo años y las capacidades físicas, por ejemplo, la visión disminuye mucho. Yo ahora si no veo da igual, doy un poco más de zoom y lo veo perfecto, antes no tenía la facilidad de ver con la precisión que veo ahora. Antes era impensable pero no quiero pensar lo que pasaban esas mujeres. Ahora podemos hacer cosas que antes no hacíamos, y las que hacíamos, hacerlas mejor con menos agresión para la paciente, que al fin y al cabo es para quien trabajamos. Eso es lo importante, hacer todo lo que sea beneficioso. Y esto debe llegar a todo el mundo, es decir, que no hayan componentes económicos o sociales que sirvan de barrera.




España ha avanzado mucho en los últimos 20 años con la aplicación de estas técnicas nuevas, pero aún hay sitios que no se están aplicando, aún hay sitios que te dicen, esto será mejor abrir. La semana pasada una paciente en la consulta me decía que le habían dicho que tenía un mioma y que sería mejor abriendo, le contesté: si me preguntas a mi, yo te lo haré cerrado porque lo veo mucho mejor y me permite ser mucho más preciso y con menos riesgo de hemorragia.

Aún no se está haciendo en todos los casos  y considero, como profesional,  que es muy importante que esta técnica se convierta en lo estándar.

Muchas mujeres jóvenes y maduras pueden ignorar que padecen endometriosis a lo largo de su vida.

Actualización de diciembre de 2019

A finales de diciembre de 2019 el Dr. Carmona ha publicado un libro que promete convertirse en un auténtico best seller, la Guía Práctica de Salud Femenina, un manual que sirve de ayuda a las mujeres de cualquier edad, desde la adolescencia a la menopausia pasando por la madurez y con atención especial a los periodos de gestación y a conocer cuales son las principales pruebas diagnósticas que se deben hacer para prevenir enfermedades como el cáncer de mama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »