El ocaso del aparato republicano

Las primarias del partido republicano vivieron el pasado martes un capítulo más en esta frenética campaña. Votaban dos Estados claves en cualquier elección presidencial (Florida y Ohio) además de Illinois, Missouri, Carolina del Norte y las Islas Marianas del Norte.

Los pasos del partido republicano y sus líderes

El sonoro fracaso del Marco Rubio

El senador por Florida, Marco Rubio, apeló toda esperanza de seguir con su campaña a la victoria en su Estado natal. Sin embargo, la jugada le salió totalmente rana. El magnate Donald Trump arrasó a Rubio por más de 18 puntos de diferencia llevándose los 99 delegados en juego.

Finalmente, el senador de origen cubano no tuvo más remedio que suspender ipso facto su campaña llamando la atención un discurso pasional y de ensalzamiento de los valores conservadores del Partido Republicano, quien sabe si postulándose como futuro candidato en las primarias de 2020.

Marco Rubio ha sido uno de los grandes activos del Partido Republicano en la era Obama. Fue aupado a senador en 2010 a través del auge del movimiento Tea Party. No obstante, no ha sabido encontrar su sitio en esta campaña.

Tampoco ayudó su mala actuación en los debates, especialmente antes de las primarias de New Hampshire, ni que su mayor momento de cuota mediática haya sido por poner en entredicho el miembro viril de Donald Trump.

Alejándose de los postulados más conservadores del Tea Party, intentó vender una figura presidencial más cercana al aparato del partido y escorada al centro del tablero político con la intención de postularse como el único capaz de derrotar a Hilary Clinton en las elecciones del mes de noviembre.

Estos bandazos políticos, propios del oportunismo político que ha caracterizado la carrera política de Marco Rubio, no han calado lo suficiente en unas bases republicanas decepcionadas con los mensajes oficialistas del GOP.

El republicano Trump, directo a la nominación

Por su parte, Donald Trump volvió a ser el gran triunfador de la noche. El multimillonario neoyorquino aprovechó a la perfección el hecho de que en Florida se siente como en su segunda casa. Buena prueba de ello es que gran parte de sus negocios, casinos y hoteles se hallan en este Estado.

Trump ganó también en el resto de votaciones, salvo en el Estado de Ohio donde fue batido por el actual Gobernador, John Kasich. Los 66 delegados en juego permitieron que Kasich, a diferencia de Rubio, salvara los muebles en una noche aciaga para el aparato republicano.

Pese a su promesa de seguir en la carrera, sus opciones son prácticamente nulas puesto que Trump le aventaja en casi 500 delegados y Ted Cruz, en unos 300. Las aspiraciones de Kasich podrían pasar por contar con un número de delegados que fueran esenciales en caso que ningún aspirante lograse la mayoría absoluta de los delegados en juego. Diversas fuentes apuntan que el Gobernador de Ohio podría guardar un as bajo la manga y utilizar sus delegados a cambio de la vicepresidencia.

Las claves del éxito de Trump

Las últimas fechas han estado marcadas por numerosos spots negativos y una presión férrea del Partido Republicano contra la figura de Donald Trump, encarnada por las duras críticas recibidas por parte de Mitt Romney, exgobernador de Massachussets y anterior candidato en la contienda de 2012. Por si no fuera poco, Trump se ha tenido que enfrentar a varios boicots que le llevaron a suspender algún mitin de campaña.

Pero Trump se siente cómodo en estas lides. Conoce a la perfección el mundo de los medios de comunicación y está saliendo beneficiado de su sobreexposición mediática.

Muchos no parecen entender cuáles son los verdaderos motivos del éxito de Donald J. Trump entre las bases del GOP.

El magnate se ha presentado ante el electorado como un hombre hecho a sí mismo y con éxito en el mundo de los negocios, que financia su propia campaña. Trump alardea de haber creado miles de puestos de trabajo y promete extrapolar su experiencia en el sector privado como dirigente del país más importante del mundo.

Junto con este perfil tan atractivo para la derecha americana, ha sabido explotar un discurso contundente contra las élites de Washington a las que ha culpado de las subidas de impuestos y del empobrecimiento constante de las clases medias y trabajadoras. Ha canalizado esa indignación de las bases del GOP contra sus dirigentes apareciendo en el lugar y en el momento adecuado.
Pero, Trump también ha focalizado sus feroces críticas en  la inmigración, proponiendo la creación de un muro con México (pagado por los mexicanos) y la prohibición de entrada de musulmanes en el país. Mientras la estrategia del partido consistía en abrirse poco a poco a las minorías del país, Donald Trump ha hecho hincapié en un discurso duro en materia de inmigración que muchos han tildado de racista o xenófobo.

Trump no es un conservador al uso. Sus detractores le acusan de haber financiado las campañas de miembros del Partido Demócrata. También recibe críticas por su presunta neutralidad en el conflicto Israel-Palestina y por mantener una postura tibia en relación al aborto y al matrimonio homosexual. Sin embargo, es innegable que el candidato ha logrado conectar no sólo con las bases del GOP sino con independientes y con una clase trabajadora blanca más propicia al partido demócrata.

Un futuro incierto

A día de hoy, el único candidato que ha logrado derrotar a Donald Trump en algunos Estados ha sido el senador por Texas, Ted Cruz.

Durante toda la noche, mantuvo un empate técnico con el multimillonario en Missouri y Carolina del Norte, quedándose a escasos votos del triunfo.

Cruz, al igual que Trump, gasta un lenguaje contundente contra el aparato republicano. De hecho, es de sobras conocida la animadversión de gran parte de sus compañeros del Senado hacia su figura, negándose la inmensa mayoría a apoyarle en esta contienda.

A diferencia de Trump, el senador Ted Cruz enarbola la bandera del discurso del Tea Party basado en el patriotismo, la mínima intervención del Estado en la vida privada y la negativa a asumir las uniones gays y cualquier tipo de aborto. A ello, suma su condición de evangelista cristiano, constitucionalista y gran conocedor de la Carta Magna lo que le convierte en un firme defensor del derecho a portar armas.

Casualidades de la vida, Cruz es la última esperanza a la que puede agarrarse el Partido Republicano para frenar a Trump. Es el único candidato capaz de discutir el liderazgo de Trump entre las bases del partido y de derrotarlo en plazas importantes como Iowa, Texas, Oklahoma o Kansas.

A priori, ningún candidato lo tendrá fácil para alcanzar la mayoría absoluta de delegados cifrada en 1.237. De no lograrse esta cifra, se prevé una Convención republicana muy movida de cara al mes de julio que podría desencadenar en una fractura de enormes magnitudes. En el partido, tampoco se descarta la posibilidad de una Convención Abierta emulando la experiencia de 1976 en la que Gerald Ford se impuso a Ronald Reagan.

Si alguna conclusión podemos extraer, es el hecho de hallarnos ante una campaña de outsiders y de perfiles totalmente alejados del aparato clásico del partido. La elección de Trump o Cruz podría socavar los cimientos del aparato republicano. Aunque sacarse de la chistera un candidato del gusto del establishment, comportaría una revuelta de las bases contra el partido, tal y como ha declarado Ted Cruz.
Tras estas primarias, el Partido Republicano, también conocido como GOP por sus siglas en inglés (Grand Old Party -viejo gran partido-), seguirá siendo viejo, pero no sabemos a ciencia cierta hasta qué punto continuará siendo grande.

Y dicho esto esperaremos que vuelva a haber otro supermartes: primerias 26 de abril – Elecciones EEUU

Andreu Marín - Partido Republicano
Andreu Marín

 

 

 

 

 

 

Andreu Marín

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (35 votos,promedio: 5,00 sobre 5)
Cargando...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »