higado- metástasis hepáticas

Metástasis hepática

El hígado es uno de los órganos más afectados por metástasis de diferentes tumores malignos, pueden observarse éstas entre el 10 y el 23% de todos los tumores. Gracias a los avances en cirugía hepática y quimioterapia, así como métodos ablativos (técnicas alternativas para erradicar las metástasis), ha cambiado la actitud frente a la enfermedad metastásica del hígado; de considerar a los pacientes en fase terminal, ahora se piensa en intervenir quirúrgicamente a muchos de ellos.

ORIGEN

Los tumores primarios más frecuentes que pueden dar metástasis hepáticas son: cáncer de origen gastrointestinal, cáncer de mama, origen urológico y melanoma.  

Más del 75% de las metástasis hepáticas se presentan de forma metacrónica (al mismo tiempo que el tumor primario).  

DIAGNÓSTICO

Los métodos diagnósticos utilizados son principalmente el tomografía computarizada (TAC), la resonancia magnética (RMN) y la tomografía por emisión de positrones (PET).  

TRATAMIENTO

El tratamiento de las metástasis debe decidirse de forma multidisciplinaria (equipo conformado por cirujanos, oncólogos, radiólogos, anatomo-patólogos) y es altamente complejo ya que depende de las condiciones particulares del paciente (tumor primario y número, tamaño y localización de las metástasis). Según estas características se debe decidir si realizar quimioterapia, cirugía y/o ablación de las metástasis.  

Se estima que sólo del 10 al 15% de los pacientes son candidatos a resecciones completas (R0). La finalidad de tratamiento quirúrgico es una resección curativa (R0). La cirugía es por lo tanto la técnica de elección siempre y cuando sea viable ya que se pueden alcanzar tasas de sobrevida hasta del 80% a 5 años.  

Cuando no es viable la cirugía existen otras técnicas alternativas como la embolización, quimioembolización, ablación por radiofrecuencia o la inyección percutánea con etanol.  

PRONÓSTICO

El pronóstico (esperanza de vida) después de ser tratado de metástasis hepáticas va a depender fundamentalmente de los siguientes hechos:  

  • De la naturaleza del tumor primario (el que originó las metástasis).
  • Si es posible una extirpación completa con la cirugía.
  • Del estado de salud del paciente.
  • De la aparición o no de nuevas recurrencias (reaparición de la enfermedad en la zona de la cirugía o en otros órganos alejados).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »