La piel, imagen de la salud de nuestro cuerpo

La piel: imagen de la salud de nuestro cuerpo

Una piel sana es sinónimo de buena salud. No debemos olvidar que esta es el mayor órgano de nuestro cuerpo y que para que luzca tersa y saludable, necesita cuidados específicos.

La piel proporciona una barrera que protege al cuerpo de la invasión de bacterias y otros riesgos ambientales que pueden resultar nocivos para la salud, de ahí la importancia de cuidar la piel.

Una hidratación abundante junto con una alimentación completa y rica en minerales y vitaminas son las dos claves básicas para los cuidados de la piel.

La piel es tan maravillosamente autosuficiente que, en ocasiones, nos olvidamos que merece y requiere de cuidados adecuados.

HIDRATACIÓN IMPRESCINDIBLE.

Si presenta un color apagado, su tacto no es suave y ha perdido la flexibilidad natural, estamos frente a una piel seca. Además de la cantidad de agua que bebamos, la hidratación de la piel tiene que ver con la cantidad de grasas que consumimos.

Darle los aportes nutricionales mediante una dieta sana y equilibrada es imprescindible para que nuestra piel esté en perfectas condiciones, además la falta de algunos de estos nutrientes puede retrasar el proceso de renovación de esta y la aparición de algunas enfermedades que afectan directamente a ella.

La piel, imagen de la salud de nuestro cuerpo

La piel es el elemento más visible de nuestra salud, observándola, podemos deducir cuáles son nuestras carencias nutricionales más importantes.

Por raro que parezca, las grasas son indispensables para mantener nuestra piel tersa y radiante.

Incluir en nuestra dieta vitaminas ( A, E, etc.), en concreto, es indispensable consumir vitamina C para mantener una piel sana y joven, minerales (selenio, hierro) y evitar los excesos de alcohol y tabaco, así como las grasas “buenas” (las no saturadas), ayudan a mantener la piel hidratada gracias a su concentración de ácidos grasos esenciales.

El agua es necesaria para mantener la hidratación de la piel, mostrándose laxa y carente de elasticidad en casos de deshidratación extrema.

Al contrario de lo que se creía antiguamente, la ingesta de 2 litros de agua como mínimo no es del todo cierta.

No existe un volumen fijo de agua que se necesite beber, simplemente depende de las cantidades que se esté usando y perdiendo en cada caso concreto. En una persona sana, los órganos internos (riñones, corazón y vasos sanguíneos) son los encargados de controlar la cantidad de agua que llega a la piel para hidratarla.

ÁCIDOS GRASOS ESENCIALES.

Aportan suavidad y elasticidad a la piel. Estos ácidos son los responsables de la hidratación celular y, cuantos más ingiramos, más suave y firme lucirá nuestra piel.

Los ácidos grasos esenciales que conocemos como ácidos omega 3 y ácidos omega 6, los obtenemos principalmente de alimentos como el pescado azul (salmón, sardina, trucha, etc.), los frutos secos y los aceites vegetales.

Estos ácidos intervienen en numerosos procesos metabólicos y previenen el desecamiento cutáneo, mejorando la hidratación.

Las carencias nutricionales y los malos hábitos en nuestra dieta tienen un efecto automático en el aspecto de nuestra piel.

La piel, imagen de la salud de nuestro cuerpo

Todo lo que comemos se convierte en parte de nuestro organismo, por lo tanto, cuanto más saludables sean los alimentos que consumamos, más saludable será nuestra piel.

Para un cuidado óptimo se aconsejan los alimentos ricos en vitamina A, como los lácteos, la vitaminaC (frutas cítricas y tomate), el selenio (cereales y pan) y todos los que contienen ácidos omega 3 y omega 6.

COMER BIEN DESCANSAR MEJOR.

Las horas de sueño son el mejor momento para cuidar nuestra piel, ya que es el momento en que las células se regeneran al máximo.

Un sueño reparador, de por lo menos ocho horas, será otro importante aliado en el cuidado de la piel.

Saber cómo cuidar la piel del cuerpo es fundamental ya que además de protegernos del calor y del frío, del aire, de bacterias, etc…, también nos avisa, en muchos casos, de enfermedades internas con cambios de color, textura o aparición de manchas.​

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos,promedio: 5,00 sobre 5)
Cargando...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »