¿Cómo usar los insecticidas domésticos para garantizar su eficacia?

¿Cómo usar los insecticidas domésticos para garantizar su eficacia?

La presencia de insectos, roedores y otros animales que pueden proliferar hasta convertirse en plagas en los hogares es un tema de preocupación entre muchas familias. La solución más común para estas situaciones es hacer uso de insecticidas domésticos, que aunque son productos muy regulados, es importante no olvidar que son muy tóxicos.

Productosantiplagas.es es una tienda online de productos para combatir plagas domésticas como cucarachas, mosquitos, roedores, xilófagos y una amplia gama de animales. Envían pedidos a toda España y también nos muestran algunas recomendaciones para hacer frente a estas plagas online.

¿Qué función tienen los insecticidas?

Los productos insecticidas de uso doméstico son ampliamente utilizados para combatir la presencia de insectos no deseados en los hogares. Su función es precisamente esa, controlar, prevenir, eliminar, contener o repeler plagas de insectos. Si actúan frente a otros animales, como por ejemplo roedores, se pueden denominar plaguicidas.

Cuando se utilizan correctamente, siguiendo las instrucciones de los fabricantes, no genera riesgo alguno, pero un uso indiscriminado puede poner en riesgo la salud humana y contaminar el suelo, el aire y el agua, además de las plantas tanto de interior como de exterior.

La mayoría de insecticidas y plaguicidas se presentan en formatos concentrados y muchos de ellos ofrecen olores agradables para el ser humano. En el caso de los animales que combaten, el efecto es el contrario, los repelen o directamente actúa frente a los sistemas nerviosos de estas plagas.

En muchas ocasiones los plaguicidas resultan innecesarios, o al menos no es conveniente abusar de su uso, ya que con unas prácticas correctas de higiene y un buen mantenimiento del hogar, los insectos no proliferarán.

Para ello hay que actuar en los lugares donde estos animales puedan acceder o esconderse y reducir los espacios en los que encuentren refugio, agua, humedad o alimento. Por otro lado, si la plaga ya es incontrolable incluso haciendo uso de estos productos, el siguiente paso será acudir a una empresa especializada que iniciará tratamientos más potentes, con el posible abandono del hogar durante unas horas.

¿Cómo deben usarse los insecticidas y plaguicidas?

Los productos de esta índole se encuentran a la venta en todo tipo de superficies, desde supermercados e hipermercados hasta en el comercio online, como es el caso de Productosantiplagas.es.

Cuando ya hablamos de plagas que afectan a espacios industriales o cosechas ya sí deberemos acudir a negocios especializados. En cualquier caso, un primer consejo es adquirir únicamente productos que estén expresamente autorizados y registrados en el Ministerio de Sanidad como biocidas de uso doméstico.

Antes de su uso es recomendable seguir las instrucciones de manera cuidadosa, así como las dosis recomendadas. No es aconsejable utilizar estos productos cuando haya alimentos o piensos en los que pueden posarse, pues acaban contaminándolos. El nivel de toxicidad es muy elevado en algunos de estos productos.

Otro punto importante es hacer uso de medidas de protección siempre que lo especifique el modo de empleo. Y finalmente, existen productos específicos para cada tipo de insecto o animal a tratar, de modo que habrá que usarlos en función de la plaga a combatir.

¿En qué formatos se presentan los plaguicidas?

Estos productos son efectivos siempre que se sigan las indicaciones del fabricante. Con respecto al formato de uso, la elección va a depender del tipo de insecto o animal a tratar, la problemática que generan y los lugares donde aparecen con frecuencia.

Muchos hogares están habituados a usar insecticidas en formato de sprays y aerosoles con los que evitar la presencia de moscas, mosquitos, arañas y cucarachas. Para estas últimas, otras arañas y hormigas también resultan eficaces las presentaciones en polvo que se sitúan en el suelo, en lugares por donde suelen aparecer esos animales. Finalmente, otra opción son los cebos y trampas, que sirven para estas especies y para los roedores.

El tipo de formato no es tan relevante, sino que lo que verdaderamente importa es la capacidad para hacer frente a la presencia de plagas. Una proliferación incontrolada de estos animales puede causar problemas a nivel estructural en la vivienda y para quienes la habitan.

Todo ello obliga a hacer un uso controlado de insecticidas y plaguicidas pero sin olvidar que un buen mantenimiento del hogar y unas rutinas de higiene y limpieza adecuadas son la mejor vía para evitar estas plagas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (¡Haz la primera valoracion!)
Cargando...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »