Por qué apadrinar un olivo

¿Por qué apadrinar un olivo?

Apadrinar un olivo es conservar el medio ambiente y contribuir a la economía local, a continuación te lo explicamos todo:

Es innegable el proceso de despoblación sufrido por una parte importante de la España rural. Este comenzó con las migraciones masivas durante el denominado éxodo rural iniciado durante la mitad del siglo XX. El cual ha llevado a que hoy en día muchos pueblos estén viendo como su motor económico va en continua decadencia.

Hoy en toda España y en el resto de Europa se habla de la despoblación territorial.

La despoblación existente en el mundo rural puede poner en peligro uno de nuestros productos más preciados y valorados, tanto en nuestro país como fuera de nuestras fronteras, el aceite de oliva. Apadrinar un olivo es un pequeño pero importante paso para contribuir tanto con la España rural como con la conservación del medio ambiente.

¿Qué implica apadrinar un olivo?

Las zonas rurales se enfrentan a numerosas dificultades para mantener sus pueblos “vivos”. El abandono de tierras, la falta de mano de obra debido a las condiciones de vida y de trabajo muchas veces precarias, la pérdida de ecosistema lleva a un descenso de productividad que está abocando a muchos pueblos a la desaparición. Fomentar el desarrollo económico sostenible de pueblos en vías de desaparición generando puestos de trabajo de calidad se puede con un simple gesto: adopta un olivo. Además con ello se contribuye a salvar y recuperar la biodiversidad de muchas zonas rurales.

Apadrinar un olivo es conservar el medio ambiente y contribuir a la economía local.

Apadrinar un olivo es ante todo un proyecto sostenible, solidario y social. El olivo es una especie arbórea típica del clima mediterráneo, presente en los paisajes de la Península ibérica. Este árbol se entiende como un elemento del ecosistema mediterráneo pero también es parte de nuestra cultura gastronómica. La conservación y recuperación del patrimonio rural, en concreto de miles de olivos centenarios, a través de esta iniciativa tiene compensaciones tanto para el padrino como para el resto de la sociedad y el planeta.

A la hora de contribuir con este proyecto, la persona reserva su olivo y elige su nombre para personalizarlo. Tras ello, recibe la geolocalización del árbol para que pueda ir a visitarlo. Además recibe los informes detallados de todas las acciones y cuidados que se realizan sobre él. El abono, la poda de árboles, la recolección de la aceituna, la selección de las mismas o el proceso de limpieza y lavado, entre otros… son solo partes de una línea de actuación concreta para que las aceitunas sanas procedentes del árbol den mayor calidad al aceite resultante. Al final de este proceso de elaboración, el padrino recibe en su hogar su propio aceite de oliva ecológico perteneciente a un olivar milenario. Sin duda, un producto de excelente calidad e increíble sabor. Degustar tu propio aceite ecológico fresco cultivado únicamente y exclusivamente para ti directo desde el olivar a tu hogar es un lujo al alcance de todos. Los costes de mantenimiento y producción son renovables anualmente y accesibles a cualquier bolsillo. Igualmente no existe ningún compromiso de permanencia.

Aceite de oliva, el preciado oro líquido.

España es el mayor productor de aceite del mundo, convirtiéndose en un pilar fundamental para el sistema agroalimentario español. La producción de aceite de oliva representa el 45% de la producción mundial y el 70% de la producción de la Unión Europea, según datos del Gobierno de España. Esto supone un enorme patrimonio económico y un gran valor social, medioambiental, cultural y de salud pública. La pérdida de recursos a la que está sometida la España rural puede llevar a que nuestro país pierda este primer puesto en el ranking mundial. Esto conllevaría nefastas consecuencias tanto económicas como medioambientales. Por ello, mantener nuestros olivos y su producción gracias a iniciativas como la de apadrinar un olivo son vitales.

Gozar y disfrutar de un excelente aceite de oliva ecológico está al alcance de cualquier bolsillo.

El aceite de oliva virgen extra (AOVE) es un producto extraordinario con propiedades beneficiosas para la salud. Mejorar las funciones cognitivas, prevenir la artritis y la diabetes, prevenir enfermedades cardíacas, reducir el colesterol o mejorar la salud intestinal son solo algunos de los beneficios que nos aporta su consumo.

Su aspecto dorado y su aroma único y embriagador lo convierten en un tesoro gastronómico, base de nuestra dieta mediterránea. Por ello, incluir este milenario alimento en la dieta diaria no solo ganará la calidad y sabor de nuestros platos, sino que, nuestra salud se verá fortalecida.

El oro líquido es indispensable en cualquier cocina de nuestro país y de las gastronomías más prestigiosas a nivel mundial. Su versatilidad en la cocina lleva a que pueda tener diferentes usos: condimentar o aliñar, componente para emulsionar, freír, saltear e, incluso, para la conservación de otros alimentos como quesos, atún, verduras, etc…Por todo ello, es imposible resistirse a tener en la mesa aceite de oliva totalmente ecológico de propia cosecha elaborado de manera cuidadosa y en exclusiva.​

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »