Mal aliento: causas y remedios

Según las últimas cifras estadísticas, el mercado de ventas de enjuagues bucales y demás productos para combatir la halitosis es de casi un billón de dólares, lo que nos indica la magnitud de este problema. El mal aliento, tal y como se conoce popularmente esta afección, es una cuestión personal que sufre una gran parte de la población. Esta afección altera en buena medida la vida social de aquellas personas que la padecen.




El mal aliento, conocido como halitosis o cacosmia bucal, puede deberse a distintas enfermedades, a infecciones bucales (llagas, caries, infecciones de encías) o, lo que es más frecuente, a bacterias que permanecen atrapadas en la boca debido a una escasa higiene. El tabaco, así como el consumo de vino, cerveza y otras bebidas alcohólicas suelen provocar mal aliento y son los principales factores de riesgo patológico evitables. También puede ser causa de halitosis la ingesta de alimentos con alto contenido en azufre como el ajo, la cebolla, la coliflor, el brócoli,  los quesos  (tipo camembert y roquefort) y el pescado.

mal-aliento Según los especialistas, los trastornos en los senos paranasales, el exceso de sequedad en la boca que causan algunas medicaciones e incluso el estrés pueden intensificar el mal aliento. Se ha dicho también que puede producirse por los gases, absorbidos del intestino y liberados a través de los pulmones.

Con un tratamiento de halitosis se pueden corregir o extirpar directamente sus causas orgánicas. Existen una serie de remedios y recomendaciones para evitar que el mal aliento sea un problema avergonzarte. Entre ellos destacamos los siguientes:

Limpiar la lengua por lo menos tres veces al día es un método efectivo para eliminar el mal aliento.

  • No permanecer muchas horas sin ingerir alimentos. Es recomendable comer una manzana entre comida y comida. Aumentar el consumo de verdura con fibra y frutas crudas que ayuden a proteger las encías de agentes externos.
  • Además de consumir todas las hojas verdes que contienen clorofila, emplear también en nuestras comidas especias como el tomillo, que son excelentes para la digestión y el buen aliento.
  • Disminuir el consumo de café, alcohol y tabaco.
  • Beber mucha agua, en especial cuando la saliva tiende a ser espesa.También la ingesta de agua es fundamental si se toman medicamentos antihistamínicos o antidepresivos, si se practica mucho ejercicio o nuestra actividad diaria requiere hablar mucho.
  • Es primordial visitar con regularidad al dentista para que nos realice una limpieza bucal y compruebe el estado de dientes y encías.
  • Cepillarse los dientes antes de acostarse y después de levantarse.

El consumo de preparados en forma de zumos naturales a base de naranjas y uvas también ayudarán a combatir el mal aliento.

Desde El Titular te recomendamos que leas nuestro apartado sobre bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »