Unicornio Rosa.

El Unicornio Rosa

El Unicornio Rosa

Entre las criaturas fabulosas e inexistentes que pueblan nuestra imaginación, hay una especialmente querida por todos, el Unicornio Rosa.

Se trata de un caballo alado con pequeño cuernecillo delantero que trisca entre las nubes.

Esta delicada y atractiva criatura, representa el deseo de aquello que nos gustaría que existiera, pero que por desgracia la realidad no nos puede ofrecer.

Siempre que veo a la atildada hada campanilla de mechas perfectas, enseñarles a sus posibles votantes el tentador proyecto de paraíso terrenal en el que se puede vivir sin trabajar y gastar sin producir, me viene a la mente la imagen del unicornio rosa.

Los comunistas caviar que viven de los impuestos y que predican un sistema que década tras década, ha demostrado ser incapaz de generar nada más que miseria generalizada, salen ante cada nueva generación de jóvenes, agitando su Unicornio Rosa de equidad justa y benéfica a ver si pican los suficientes incautos como para sacarse unos escaños y seguir viviendo del esfuerzo ajeno.

Los sistemas tributarios, en absoluto tienen ninguna función redistributiva.

Son nada más que una forma de que el Estado recaude dinero para financiar sus gastos y siempre implican restar recursos del sector productivo, impidiendo que estos incrementen el ahorro, la inversión y la formación bruta de capital, que son los únicos medios reales de generar prosperidad suficiente como para que haya algo que repartir.

La realidad prosaica es que, para mantener algunos servicios básicos en funcionamiento, los ciudadanos tienen que pagarlos de lo que producen y si el número de empleados públicos encargados de gestionar esos servicios o el coste de los mismos, se dispara por excesivo gasto improductivo, si se crean estructuras innecesarias con plantillas artificialmente hinchadas, los países no generan recursos suficientes para mantenerlo y la economía se estanca y declina.

Para tener riqueza, un país necesita producir mucho y bien, mediante empresas eficientes que den trabajo a gente que se abra camino con su esfuerzo y su inteligencia en un mundo donde haya verdadera libertad de mercado.

Es cierto que el unicornio rosa de la supuesta redistribución y el gratis total es más bonito, pero no es menos cierto, que no existe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »